Cabras pal Monte

Pasión por la bicicleta
Carretera

Zapatitos nuevos.


Este sábado, hemos sido dos los valientes que en horas “poco racionales” para la práctica del ciclismo en carretera, decidimos salir a dar una vuelta. Eran las 6,30 de la mañana y con la excusa de estrenar las nuevas “botas” de Luís, subimos el Forat del Vent a ritmo alegre, con la única luz que proporcionaban nuestras pálidas linternas. No nos encontramos ningún coche hasta llegar a Cerdanyola, pero ya despuntaba el día por lo que la experiencia ha sido positiva. Tras cruzar San Cugat, subimos La Rabassada, coronando el Tibidabo para acabar el día al lado de la Ronda de Dalt, con un café solo largo que, a esas horas, revive a los muertos!.

Share

Un plácido lunes

Cualquieraa que vea esta foto, podría pensar que hemos salido a rodar. Nada más lejos de la realidad, nos hemos picado hasta con nuestra sombra. Han sido 96Km de duras ascensiones y la última prueba para preparar la carrera del sábado.

Share

Una de 100

Creo que ya empiezan a aflorar las agujetas en todo mi cuerpo. Tanto Luis como Martín estan hechos unos “superhombres”, y las salidas con ellos son un auténtico suplicio. Esta mañana hemos quedado en Bac de Roda, para seguir con nuestra preparación para los Monegros.

La salida es puntual. Las 6.45 es la hora de partida y a última hora, Marcos se cae de la lista. Intuyo lo que a la postre se hería realidad, seré el que cierre el grupo. La costa se hace pendiente según coronamos Montgat. Todos nos callamos de repente y Luís se pone a tirar como un energúmeno. Le entra en relevo Martín y nos llevan hasta vilassar a una velocidad constante de 51Km/h…

Una avería en el sillín de Martin nos permite respirar antes de enfrentarnos a la subida de Dosrius. Rodamos por Cardedeu y pasamos por la Roca en búsca de La Vallesana. Llego a casa con  noventa y muchos Km en las piernas en algo más de 3 horas y media… Si me lo llegan a contar hace un año, me río!

Share

Una salida en carretera


Aunque esperábamos ser tres, hoy la salida ha sido en pareja. Llorens no ha asistido a la cita, por lo que Martín y yo, hemos hecho una salida de carretera. Subimos por la carretera de Vallvidrera y nos dirigimos a Molins pasando por Can Pascual. De Molíns pasamos por Cervello dirección al puerto del día… un puerto que no recuerdo el nombre (Ordal?…No estoy seguro). Tomamos un café antes de coronar el puerto y volvimos sobre nuestros pasos para dirigirnos a Rubí (se nos estaba haciendo tarde), San Cugat y subimos la Rabasada por detrás. En total 80 kmen 3 horas a una media de 25… Esto va cocgiendo forma!

Share

Estrenando la VITUS.


Hoy hemos sido pocos los valientes que hemos madrugado para rodar con las monturas de carretera. La ocasión merecía la pena. Marcos estrenaba la”vitus”, y todos hacíamos los honores acompañandolo en una salida que nos llevaría por el cementerio de Collserola, Montcada, Mollet, Palau de Plegamans, Caldes de Montbui, un puerto que no recuerdo cómo se llama, y vuelta. En el camino, hicimos una parada técnica para tomar un café y volando a casa… Los kilómetros fueron pocos (sobre 70), pero la ilusión del estreno y la preparación para la “pedalada” de Berga, nos ha hecho disfrutar como siempre.

Share

Llegó el día…


Este día tenía que llegar, y lo ha hecho en la 3ª salida seria. Una autentica “pájara”. Un bajón como el que nunca había tenido y que hoy, un día después, sigue coleando.
La ruta pasaba por rodar hasta Mataró y una vez allí subir  “Coll del Pollastre” hasta Sant Pol. Ya pasando Masnou, sentí que no era mi día. Según pasamos Mongat, nos pusimos a 40Km/h y mis piernas no acababan de ir. Tuve que bajar ritmo y sacar fuerzas de donde creía que no tenía para saubir el puerto del día. La vuelta fué endemoniada… Con picos de 46Km/h se me estaba haciendo eterna la salida. Gracias a las provisiones de Jose, (barritas de gominola y un gel) pude tirar hasta llegar de nuevo a Mongat. Allí acabé de hundirme. Me arrastré como pude hasta casa. Creo que probé todos los remedios caseros y no caseros que encontré por la cocina de casa. Hoy descanso y mañana empezaré el plan específico de carretera…. Menos montaña y más llano (cadencia). Aunque la temporadad de carreterea (según algunos) haya llegado a su fín, todo apunta que las salidas se irán sucediendo y no podemos pasar malos tragos como este… (por lo menos, intencionadamente). 🙂

Share

Specialized Tarmac. Puesta a punto.

Aprovechando las salidas del fin de semana he ido a Medina, para cambiar alguna “cosilla” de la Tarmac. Para empezar, y básicamente, he hecho cambiar la potencia de 100 que montaba por una de 90. El resto se ha reducido a ajustar cosillas y colocar protectores e cables en el cuadro (pegatinas). La primera sensación que he apreciado en los cambios al subirme a la bici es que no voy tan lanzado. Mis cervicales se resintieron este fin de semana debido a esto, por lo que tomé la decisión de cambiar algo para adoptar una posición algo menos radical. Hay que reconocer que la geometría de la bici tampoco es muy relajada, por lo que no voy a conseguir un modelo de paseo, por muchos cámbios que le haga, pero lo que quiero es hacer más suave mi transición de la posición de montaña a la de carretera.

Con el cámbio de potencia, creo que he relajado mi posición sobre la bici, pero he notado que la bici se ha vuelto un tanto nerviosa, por lo que en un futuro, cuando mis cervicales pidan guerra, volveré a 100.

Otra de las cosas que he notado, es que los platos Compac de Shimano, van muy bien para subir pero se quedan cortos para rodar en llano y bajando, por lo que será otro de los cambios que me tendré que plantear en un futuro.

Por lo demás, estoy muy contento con la compra. El carbono me esta sorprendiendo gratamente. Aunque no os lo creais, no me equivoco si afirmo que lo noto más rígido que el aluminio de la Yeti ARC.

En breve iré poniendo más impresiones sobre la bici en este mismo post..

Share

Cabras pal asfalto.

Día de estreno para muchos de nosotros en esta jornada. La mañana empezaba con sorpresa. Abel nos agasajaba con su presencia en un día que prometía ser intenso. La cosa pintaba bien y todos partíamos en busca de la costa del Maresme. Los relevos no tardaban en llegar y el ritmo subía a 43Km/h. Martín nos servía de guía con su flamante Cannondale. La cosa se tuerce cuando decidimos cambiar de dirección hacia Argentona. Pasamos por Dosrius, buscando La Roca. Llevabamos casi 60 Km y paramos a tomar un café donde aprovechamos para sacar la foto de grupo.


Retomamos la salida y con los efectos de la cafeína, el grupo se acaba de partir. Marcos se descuelga y el resto seguimos. Lo espero y perdemos de vista al resto. Cuando nos reagrupamos, rodamos a un ritmo tranquilo hasta llegar a Barcelona. Al final hicimos 78 Km en poco menos de 3 horas. Ya estamos a la espera de la próxima jornada.

Share

Mi primera salida en carretera!

Son ya varios los años que vengo practicando este deporte y alguna vez tenía que llegar la prueba de fuego!… Han sido 74 km a rueda de Miguel Angel y Lorenzo, que podrían haber sido más, si no me llevaran con “la lengua fuera” todo el tiempo!… Martin me ha dejado su bicicleta de Ironman y he pegado mis primeras pedaladas en esto del asfalto. El acople me ha molestado un poco para subir, pero en terminos generales he de reconocer que esto es totalmente distinto a la montaña. Aquí no hay excusas para los débiles…. si estas bien aguantas e incluso te permites tirar del grupo… si vas justo, mejor que ni te muevas de la rueda del de delante!…. y con todo…. ya hay que aguantar bastante para seguir a ritmo!… Para empezar me quedo con un buen sabor de boca….


Aquí estoy en Can Coll, reponiendome del esfuerzo!… Me quedaba el “Forat del Vent”…Lo subí e incluso hice un “amago” de ataque al coronarlo… Mis Piernas no podían más!…. Tengo que entrenar bastante más!.

Share

Galaecia

Son ya casi dos semanas por estas tierras y no puedo decir que he desconectado del todo. El padre de Fabiola es un aficionado a esto del ciclismo, y como suele ocurrir, entre su grupo de amigos y el entorno, han hecho de su práctica diaria, una manera distinta de disfrutar de este deporte a lo que viene siendo habitual en Barcelona. Lo más destacable es el formato de bici que usan. En su mayoría llevan bicis urbanas, lo que les permite disfrutar de un desarrollo más grande de lo  que estoy acostumbrado. Montan platos y piñones de carretera con cambios de montaña. Una combinación idónea para rodar en un entorno plagado de carreteras comarcales y caminos asfaltados que transcurren por un estorno idílico. El tiempo en esta época del año es amable. La temperatura no es excsiva y el sol no tiene por costumbre madrugar, por lo que las primeras horas de la mañana son ideales para rodar. En las múltiples salidas que hemos hecho, me he ncontrado con mil y un parajes:


Hemos rodado entre peregrinos, y disfrutando del café matinal, hemos podido ver cosas tan distintas como una máquina dispensadora de refrescos, adaptada al entorno.


Por el camino, hemos rodado entre ríos, alternando puentes románicos reconstruidos que dejaban entrever las mil y una historias que han transcurrido por sus piedras.
Y para tal ocasión, mi “suegro” me ha prestado toda una clásica.

Con ella, los parajes han sido mas especiales. Y aunque te pueden sorprender ciertas decoraciones, la recompensa resulta gratificante.


Aunque no es una expereincia comparable a la que otros cabras estan disfrutando, tiene algo entre diferente y entrañable.

Share