Cabras pal Monte

Pasión por la bicicleta

La Rierada

Hoy era un día para valientes. Según salí de casa, la mirada buscaba el cielo intentando encontrar un momento de respiro en las nubes que cubrían el horizonte. Todavía no había amanecido con la suficiente claridad como para averiguar cuánto tiempo íbamos a tener de calma, pero tampoco hacía falta que lo hiciera. Todo estaba bastante oscuro, y seguro que en la salida planeada, nos pillaría algún rato de agua. Así fue. Sobre el Km 40 empezaron a caer gotas, y en plena ascensión por la Rierada, se nos cayó el mundo encima. La fecha se acerca y las piernas empiezan a coger punto. esperemos pasarlo bien en la prueba.

Share

Leave a Reply