Cabras pal Monte

Pasión por la bicicleta

Un paseo por Montserrat

O eso era a lo que inicialmente, tres de los habituales madrugadores, nos disponíamos a hacer en esta “pedalada popular”. Jose, Marcos y el que os escribe, quedamos a las 6 para partir dirección Montserrat. La organización nos dejaba sorprendidos cuando divisabamos el cartel luminoso de la A2, a unos kilómetros del punto de destino, señalizaba la salida correspondiente, para acceder al centro del pueblo. En la entrada, las flechas indicaban de manera precisa, cómo llegar al aparcamiento. Puntuales, estabamos en las mesas para recoger el dorsal, y tras tomar el café de rigor, nos vestíamos de romanos.


En la salida coincidíamos con varios conocidos (Carlos, Iván, etc., etc)… Y las risas hacían acto de presencia. El buen ambiente se palpa en el la línea de salida. Todos parecíamos disfrutar de los instantes previos a la salida, con la incertidumbre de no saber cómo iban a transcurrir los 56 Km que nos esperaban.

Entre nosotros intercambiamos bromas y reproches que hacían de la espera, un rato ameno.

La organización cifraba en 1500 los inscritos, aunque bajo mi punto de vista, no apreciaba más de 1000 Bikers.

Llega el momento de la salida. La marcha va transcurriendo por el pueblo. Llegan también los primeros embudos y como los nervios afloran…. a estos les entra el apretón:

La carrera contibuaba y como ocurre siempre… en tramos complicados, todo el mundo ponía el pié en tierra.

Hasta que la pista se abre y cada uno busco su sitio natural…. Jose aguantó poco sin tirar y decidió abrir camino. Marcos y yo nos descolgamos intentando disfrutar, a ratos, del recorrido y, a ratos, de los habituallamientos.

Digno de mención son las bajadas “a muerte” que se marcó el de la Cannondale y su caída tonta en una curva.

Algo antes de las 12, llegábamos a meta con la sensación de haber hecho una salida más… A la 13,00 estábamos en casa duchados. Los Monegros nos esperan.

 

Share

Leave a Reply